Se conoce como computación en la nube o cloud computing a un modelo de negocio que ofrece capacidad de cómputo como servicio y que se paga según el consumo. Los proveedores de esta tecnología  alquilan potencia informática por horas y ofrecen almacenamiento de datos que se paga por gigabyte. Se puede encontrar bajo estos modelos:

  • Infraestructura como servicio (IaaS). Se alquila espacio en servidores para almacenar información y se alquila capacidad de cómputo en servidores. Incluye bases de datos, conectividad, hosting, streaming, entre otros servicios.
  • Software como servicio (SaaS). Se alquila el software que funciona en los servidores y se paga una renta mensual en lugar de comprar licencias.
  • Plataformas como servicio (PaaS). Se ofrece a desarrolladores de software para crear aplicaciones y venderlas en la misma plataforma.

Se conoce como nube pública a los servicios compartidos que ofrecen los grandes proveedores, como por ejemplo los Amazon Web Services para empresas, o el correo electrónico de Microsoft o de Google.

La nube privada es un servicio basado en recursos propios de una empresa, o prestado a una organización en exclusiva, no compartido con otras organizaciones, pero que se paga bajo el modelo por demanda. Las nubes híbridas ofrecen una combinación de los dos modelos.